Portada 

Poltergeist 
Poltergeist 
El poltergeist de Rosenheim 
El poltergeist de Rachel Fox 
El poltergeist de Enfield 


 

Casas encantadas 
Criptozoología 
Espiritismo 
Extraterrestres 
Fantasmas 
Hechizos y rituales 
Historias de miedo 
Leyendas urbanas 
Lugares fantasma 
Misterios 
Ovnis 
Poltergeist 
Seres mágicos 







El poltergeist de Enfield


En 1977, en Enfield, Reino Unido, vivía la familia Harper. La familia constaba de la madre, separada del padre, y de cuatro niños: Rosa, De 13 años, Janet de 11 años, Pete de 10 y Jimmy de 7 años. La tarde del 30 de agosto, las camas de Pete y Janet, que dormían en la misma habitación, empezaron a moverse. La tarde siguiente, la señora Harper descubre cómo la cómoda de la habitación se desplazaba sola. Se desplazó 50 centímetros aproximadamente. La señora Harper llamó a algunos vecinos para que comprobaran que también se oían ruidos misteriosos. Llamó a la policía, aunque éstos no supieron qué hacer.

Al día siguiente, hacia la misma hora, son los juguetes de los niños los que son lanzados por una mano invisible. Los vecinos de la familia Harper avisan a la prensa y la redacción del Daily Mirror se pone en contacto con la "Society for Psychical Research" que manda a uno de sus miembros a la casa de la familia. Ante sus ojos, un lanzamiento y una caída de objetos acontece.

Una mujer médium se desplaza hasta la casa. Durante un trance, la médium afirma que una  energía se centra sobre la niña Janet y que varias "entidades" obtienen su energía de las auras de Janet y también de su madre. Las médium las exorciza y las manifestaciones cesan casi totalmente. El descanso durará varias semanas. A finales del octubre todo comienza de nuevo. Pero esta vez con más violencia. Los muebles se desplazan, las cubiertas de las camas se levantan, los charcos de agua adoptan formas de siluetas humanas  sobre el suelo de la cocina, una verja de la chimenea cae sobre la almohada de Jimmy, muy cerca de su cabeza, un radiador de gas es arrancado de la pared,...

Intentan, por medio de un sistema de ruidos, comunicarse con la entidad. Ésta dice haber vivido treinta años en la casa. Después de esta comunicación las cosas se tornan aún más graves. Los niños ven siluetas y sombras en la casa. E incluso delante de numerosos testigos, la entidad maltrata un poco a ambas niñas y deja un mensaje diciendo que se niega a marcharse de la casa. La "Society for Psychical Research" envía esta vez a un equipo de investigadores al lugar, para buscar posibles pruebas que demuestren un fraude. Pero no obtienen nada. De hecho, lo único que sacan en claro es que todo gira alrededor de Janet. Ésta presenta cada vez más signos de "posesiones" (convulsiones, trances, etc).

El Poltergeist de Enfield

En diciembre, el poltergeist añade silbidos y ladridos a su panoplia y la entidad, a través de una voz extraña y desencarnada, dice llamarse Joe Watson. Más tarde, la niña cambia muchas veces de voz y de identidad. Pero siempre insiste en el hecho que habla por una persona muerta. Sus intervenciones son, a menudo, de una grosería extrema. El poltergeist ofrece otras muestras y ataca cada vez más violentamente a Janet que trata de estrangularla con las cortinas y la persigue con un cuchillo que flota en el aire. Los lugares comienzan a oler mal, dos incendios se inician en cajones, mueren los peces de la pecera y mensajes obscenos aparecen en las paredes.

Otro médium viene para ocuparse del caso sanando las auras de toda la familia y la calma se hace durante unas semanas. La continuación de los acontecimientos toma un giro de una obsesión más "común", con apariciones fugaces de personajes diversos. Janet pasa una temporada en el hospital, en el curso del cual la actividad del poltergeist se reduce considerablemente. Cuando ella vuelve, mucho mejor de salud, el fenómeno toca a su fin.

Un médium holandés de nombre Gmeling-Meyling pone fin definitivamente a las manifestaciones después de haber realizado, según él, una intervención sobre el "plano astral". Hacia abril de 1979, todo se acaba finalmente.

Cualquiera que sea la explicación que tenga estos poltergeist famosos (más de 1.500 incidentes registrados), hay que tener presente que la encontramos al principio de una situación de fuerte tensión nacida del divorcio reciente de los padres así como que los niños se acercaban a la zona de turbulencia mental y física de la pubertad. La historia del fenómeno muestra que a menudo se desarrolla sobre estas bases.







    Contacto © 2008 WebMisterio.com Condiciones de uso